septiembre 18, 2014

Disneyland.

Si me siguen en redes sociales seguro sabrán que mi ausencia de estos días fue porque andaba de vago por las americas; el viaje básicamente estuvo planeado para ir a San Diego y ya, pero me aloqué y dije seguro San Diego es un pueblo bicicletero y efectivamente lo es mejor aprovecho la escapada y hago algo de mi Bucket List, ir a Disney, fui a LA hace dos años y la verdad me choca la ciudad, juré no volver a pisarla a menos que Ellen Degeneres me invite a su programa, cuando sea famoso, pero la idea de escaparse un día al lugar más feliz del mundo sonaba muy atractivo, dado el ridículo Road Trip de una hora que nos separaba de conocer a Mickey Mouse que por cierto no conocí :( dije, pus vamos, nunca había tenido la oportunidad de ir a alguno de los parques del señor Disney, que no son otra cosa que un parque de diversiones, pero como no tuve infancia, en más de una ocasión me vi corriendo como niño chiquito por entrar a las atracciones, no me da pena, todos lo hacían, yo solo quería ser popular.
  
Niño que no tuvo infancia a sus 25 años "descripción gráfica".
Pues ya, llegas al parking te subes al trenecito mágico de sueños, y llegas a la entrada donde pagas un ticket de genuina felicidad, en dólares, con taxes y toda la cosa; lo primero que noté fue que había muchos niños disfrazados y también ADULTOS así que corrí por mis orejitas para encajar ridículamente como todos, ya saben como es esto de la moda, tienes que hacer lo que todos, como borreguitos, en este caso como ratones jajaja ok no otra cosa que me traumó y que no contemplé, bueno simplemente no lo vi venir, fue mi odio a los niños, Dah Jonathan es Disney, qué esperaba, el lugar estaba infestado de ellos, pero para mi sorpresa, la molestia más grande fueron las carreolas, ha sí, porque los niños molestan hasta dormidos, pero hasta eso que sobreviví el día sin patear a ninguno, como que los niños allá sí aprendieron algo de Sesame Street y son más reservados con extraños, lo que sí es que uto calor si ven fotos mías en los siguientes post con poca ropa, es por los deliciosos 35 grados que hacían, agradables al principio, después de las lluvias monzónicas del DF, pero sofocantes para hacer fila y entrar al Space Mountain, pero como seguro ya los aburrí, mejor les dejo algunas fotos del lugar con fotos de mi ridículo look y toda la cosa.


Aprovechando la confusión del desfile me tomé algunas fotitos de lo que usé ese día, como les dije el calor estaba bruto, por lo que no me dio miedo mostrar mis popotitos.







Les juro que me divertí más de lo que se ve en las fotos.
Para la próxima prometo hacer más poses jajaja
 Si algo saben hacer estos gringos son las caracterizaciones, los detalles de cada juego están cuidados lo más, si tienen la oportunidad de ir les recomiendo el Space Mountain y el ride de Star Wars, el parque es muy pequeño, las filas avanzan rápido y como les decía tratan de preservar esta cosa de se feliz y diviértete, sin alcohol, sí como lo leyeron, sin alcohol, yo pensé que era una leyenda urbana, pero no, si se puede.







En este se siente regacho y te mojas y todo.

Intenté, no salió.





Ella bufando y asustando escuincles #TodoBien
Ya les iré contando en los siguientes post mis patoaventuras y por cierto, que gente tan bonita... digamos que parte de la diversión del día fue ver a gente bonita, de esa que dices uff jajajaja.

@AguaParaNescafe

PS: La playera es de H&M, los shorts de Zara y Converse, ya saben en basic.