agosto 04, 2015

Stop The Machismo.

Creo que nunca fui una persona normal de niño, evitaba todo tipo de actividad física o jugar con las típicas cosas, con las que jugaban otros niños, prefería aislarme en mi mundito de fantasía, explorar el mundo, juegos de química, libros y animalillos que encontraba; me cuentan mis papás que era un pain in the ass comprarme juguetes, creo que mi papá por ahí de los 5 años se dio por vencido, y me dejó de insistir con fútbol y esas cosas; crecí con mi hermana, y obvio no siempre nos llevábamos bien, ya saben cosas de hermanos, pero sólo nos teníamos ella y yo, y pues jugábamos juntos sí, a la comidita y esas cosas; creo que eso de alguna manera hizo que viera a mi hermana como mi igual, aunque nunca lo será jajaja ok no, y mi mamá fomentó esto todavía más enseñándonos a hacer las cosas de la casa juntos, porque aunque sea hombre debo de aprender a hacerlas (qué agradezco BTW).

Total que cuando me hice adolecente me enfrenté con una jauría de brutos, llenos de hormonas que gustaban de molestar a todo mundo para sentirse más, porque de eso se trata, de ser prepotente con todos los que consideran "inferiores" y ahí comienza todo, con ser el "más" y pues la verdad eso de las competencias no se me da ¿qué más daba si era el que metía más goles? ¿cuánto importaba el que tuviera más novias sí porque eran como trofeos no personas? ¿en qué sería mejor si fuera el más alto? ya cuando me di cuenta de mi "problemita" supe que ni de chiste podría convivir con los brutos esos, y comencé a tener amigas, muchas, las escuchaba, las entendía y aconsejaba, de todas formas para mi era natural hacerlo, ya que estaba todo el tiempo con mi hermana, mi mamá y de más parentela; pero algo mágico pasó después, cuando se les bajaron un poquito las hormonas de la cabeza a los cabrones y comenzaron a ser más civilizados, comencé a tener amigos, varios, creo que igual me aceptaban porque no me veían como una amenaza, pero no hay que dejarse engañar, seguían viendo a todo mundo hacía abajo. Seguí siendo yo, hice mi vida y evidentemente no aspiraba a tener una familia normal y me dediqué a vivir un poquito, a extender mi circulo de amistades y tratar de ser feliz; y así fue, pero después ahí estaba, la competencia por ser "el más" empiezan con ver quién ganaba más, luego por el coche, y después por "la vieja", sí porque esa mentalidad de que las mujeres son trofeos no se les quita, los persigue en su inconsciente y cuando se adentran en el mundo laboral es muy evidente la diferencia de género, la preferencia por un hombre para cierto puesto, el soportar tener una jefa, las diferencias salariales, y esa manía de tratarlas como si no supieran nada o locas porque el periodo y lo he visto en TODOS lados y en todos los niveles, es muy triste ver juntas de comité con sólo una mujer.

Ahora que me acerco peligrosamente a los treintas maldita sea he visto desde hace unos años, la euforia de muchas y algunos hombres, por hacer lo que se supone que debemos hacer, casarnos y tener hijos y ya ser felices según afortunadamente la inflación y el aspirar a tener un un mejor estilo de vida, ha llevado a muchas familias a dejar el rol ese de antaño, en el que las mujeres se dedicaban al hogar y los hombres a chambearle, aunque muchas huevonas mantenidas, todavía aspiran a eso ya no se puede, está cañón, los escuincles salen muy caros, y aunque veo con gusto que esta generación de hombres participa más en la crianza de su prole, pero veo con tristeza como los estereotipos y la historia se repiten, enseñando a los críos los a comportarse como "deben", porque claro a los niños deben de darles balones y coches, a las niñas muñecas, y si eres niño pobre de ti si lloras, porque por ser niño, no tienes derecho a demostrar tus sentimientos neta los compadezco el otro día escuché como mi hermana de trece años le decía a uno de sus primos "niña" porque estaba llorando, y claro lo primero que se me ocurrió decirle fue ¿tiene eso algo de malo? tú eres niña ¿está mal? obvio no supo ni que decir la pobre también me pongo con gente de mi tamaño eh. Mi punto aquí y con lo que quiero concluir es, hombres los compadezco por no poder estar en contacto con sus sentimientos, y ser una persona equilibrada como debe de ser, los exhorto a que dejen la competencia y busquen ser ustedes, sin tener que aparentar, van a ver que serán felices, los repudio *les escupe* si son de los que no tratan a las mujeres como se merecen, iguales, mujeres no se dejen, si quieren igualdad dejen sus fantasías de adolecente del príncipe azul, sé que Disney las dejó tocadas, pero eso ya no existe, y POR FAVOR críen a sus niños como se debe, ustedes madres son las primeras en fomentar el machismo, haciendo a sus niños inútiles y a sus hijas agachadas we are all the same.

@AguaParaNescafe