septiembre 21, 2015

El Arte Del Chaleco.

Desde hace un tiempo, no sé porqué, como que los chalecos se han convertido en una de mis prendas favoritas, de seda, mezclilla, formales, básicamente me pongo lo que sea, el otro día hasta encontré uno así como de pachuco, y pude combinarlo; digo, no inventé el fuego, pero creo que nunca le había tomado importancia a esta prenda.



Digamos que los chalecos son como el alcohol o los malos amores, difícil es probarlo por primera vez, pero nada mas le agarras el gusto, y ya no puedes vivir sin el, sientes como si te faltara algo; tampoco les estoy diciendo que se lo agarren de uniforme, porque qué hueva, pero si que lo contemplen como una opción para su día a día o noche a noche. Pero si como yo se sienten un poco perdidos al principio, tranquilos que aquí está el tío John para ilustrarlos un poco.

Fitting.

Tan simple como que te sientas cómodo, porque no es un antibalas, te debes de poder mover con facilidad, para saber si te queda bien, fíjate que los hombros ajusten perfecto con tu cuerpo y caer con naturalidad en tu pecho y espalda.
Para ajustarlo a la parte de atrás, la mayoría tiene una cinta hecha del mismo forro, yo la verdad prefiero los de botones porque las hebillas regularmente quedan exactamente en la columna, y pueden ser un poco molestas al sentarte, no es una faja, no tiene porque oprimir la panza chelera.

Aquí es como l@s ex, si tienen arrugas déjalos ir, si es muy grande te sobrarán muchos hombros y te quedará como bata de hospital, si está muy ajustado los botonazos están a la orden del día, y se pueden ganar una demanda por agresión, los corset ya pasaron de moda.
Si el final del chaleco, llega más allá de la mitad del cierre del pantalón, sorry babes, el chaleco les quedará muy largo, si se les ve la pretina del pantalón en español, donde va el cinturón igual sorry está muy corto. y si son bajitos pus peor, porque se verán como Margarito.

De cinco, de seis, de dos de un botón, cruzado, el chaleco siempre, siempre, siempre, debe de ser visible con el saco cerrado, a menos que sea un chaleco a la cintura, y al igual que este, el último botón nunca se abrocha se puede detectar en dos segundos a un naco cuando lo traen abrochado.
 
How To Use.

Si bien esta pieza es un complemento del traje, la podemos usar sin saco y mezclarla con otras prendas; regularmente muchos la usan con camisa, aunque también se vale usarlo con alguna playera, para un look más casual, otra opción es usarla con un suéter grueso o un cárdigan por aquello del frío o con las mangas de la camisa dobladas si la calor está fuerte les dejo muchas, muchas ideas que encontré para que se inspiren y así.


























Disculpen ustedes por el uso excesivo del scroll pero hubiera sido muy egoísta de mi parte, si me guardaba todas las imágenes que encontré, y una última cosa, no se pongan chalecos de estos que son como salvavidas o acolchados, hacer ver gordo a TODOS, y aunque llueve mucho en esta época, les aseguro que no hay riesgo de tsunami.

PS: Amor y paz chavos.

@AguaParaNescafe

Imágenes: www.realmenrealstyle.com