Y El Show Continua...

No estoy perdido ni ando de parranda; cuando inicié el blog uno piensa que todo va a ser una experiencia surreal que te van a pagar por generar contenido y que podrás seguir trabajando mientras te tomas una piña colada en Bali, pero la realidad es que necesitas de mucho trabajo dedicación e invertir recursos y tiempo para lograrlo. Tristemente el ambiente blogueríl ha cambiado con el tiempo, antes de la llegada de Instagram nos jactabamos de escribir los post más jocosos y de tratar a nuestra comunidad como niños ambrientos de nuestras letras, y dejar nuestro granito de arena en este mundo.


La realidad es que las cosas han cambiado tanto desde hace unos años que la verdad ya no sé para donde jalar; al parecer hoy en día tener linda cara y hacer como que te la pasas bien en redes es lo que las marcas quieren para que inviertan en tu proyecto. No me quiero meter con la mafia del poder (Agencias de PR) y de las redes de influencers que utilizan para lograr los posteos que las marcas quieren, ni de cuestionar si los influencers funcionan para ciertas marcas he trabajado en marketing años y créanme NO porque al final todo mundo quiere unos numerotes en su reportes pero y las ventas apá, pero lo triste de todo es que hemos dejado del lado el talento, por la inmediatez y por el  influencer guapísimo que alimenta más los prejuicios que tenemos como sociedad.

He estado desaparecido del blog por varios motivos, el primero es porque siempre trataré de subir contenido de interés y por respeto a los poquitos lectores que quedan, porque ya nadie sabe leer, y porque en estos tiempos de elecciones, mundial y Luis Miguel lo mejor es descargar todo eso en otras plataformas, como twitter que lo tenemos más que olvidado.

Regresé al godinato, sí, soy culpable, pero en dos industrias que amo y en las que he hecho mi carrera profesional, regresé al godinato por necesidad, porque por más idílico que parezca el sueño de ser influencer internacional, la realidad que entre tanta competencia, el sueño de las piñas coladas se ve cada vez más lejano, porque el Internet es culero y porque no pienso cambiar mi estilo, ni mi estilo de vida por una aplicación que ha sacado lo peor de nosotros, y regresé al godinato porque si un día Instagram decide cerrar y borrar todas las cuentas, no quiero que mi vida dependa de una plataforma que no es mía.

No voy a decirles que borraré mi cuenta y seré un ente sin Instagram, porque en esta época en la que preguntamos el Instagram antes que nuestros propios nombres; esta aplicación ha cambiado radicalmente nuestra forma de interactuar con el mundo, es básicamente nuestra carta de presentación con filtros, donde decidimos que le queremos mostrar a la sociedad y si sigue así, siento que dominará el mundo; yo sólo sé que tanta información en las manos de una sola compañía es una formula para el desastre verdad China.

Quiero que se queden con tres pensamientos, uno, que persigan sus sueños, a veces estamos tan bombardeados de tantas vidas perfectas, que nos perdemos en el discurso, dos, que no centren toda su atención en una sola plataforma, desarrollen y diversifiquen su energía, esto del Internet y la vida es como las inversiones, mientras más diversifiquen su activos tendrán más rendimientos, y pus con la pena, a todos esos "bloggers" que no tienen blog, si les cerramos su cuenta de Instagram ¿quiénes son? #EsPregunta y tercera no estoy muerto, no estoy de parranda, sólo estoy centrando mi energía en algo que me apasiona, que sé que tiene poquis más futuro porque este mundo aún no es Black Mirror y no dependemos ni de los likes ni de las estrellas para vivir.

PS. Trataré de ser más constante aquí, y agárrense que quiero hacer algo bien positivo, divertido y bonito en mis redes, y necesitaré de ustedes, porque al final TODO PASA DE MODA.
PS2. Odio con todas mis fuerzas la palabra influencer.

@AguaParaNescafe.

Entradas populares

Imagen

#MiProtecciónSolar

Imagen

The Pink Panther.

Imagen

Chicago Cubs.