Believe!

Era miércoles, me habían dicho en Sephora (donde trabajaba) que tenía que ir a la apertura de una tienda EN METEPEC el día de mi cumpleaños, yo me quería matar porque había planeado mi cumpleaños por meses, casi años, CHER, sí, Cher la única e inigualable diva gay, daría un concierto ese día, después de varios años diciendo que jamás haría un show en vivo se presentaría en Las Vegas; y pasó un milagro, me dijeron que debido a causas de fuerza mayor la tienda se abriría la siguiente semana, pregunté en mi circulo cercano a ver quién me quería acompañar, nadie... Saben, está bien cabrón pasar de los 30 y que todos tus amigos tomen la vida tan en serio que dejen de ser espontáneos con sus vidas como para irse un fin de semana sin planearlo.


Nadie quiso acompañarme, no me iba a quedar con las manos cruzadas, Cher, en concierto, cantando canciones de ABBA, el día de mi cumpleaños, no iba a dejar pasar esta oportunidad, unos clicks y llamadas más y ya tenía mi boleto, el pasaje y sólo esperaba a que fuera viernes para irme.
Creo que necesito ponerle más contexto al asunto, Believe de Cher es un álbum de 1999 que tienen mucho significado para mi, fue el primer álbum gay que compré, aún no entendía nada del ambiente, pero por alguna u otra razón la canción gritaba todo lo que sentía en ese momento, crees en la vida antes del amor, en ese entonces el internet no era una cosa tan concreta y bueno, tampoco mi sexualidad; pero ese disco y esa canción en particular habían cambiado de alguna forma como me sentía conmigo.



Llegar a Las Vegas no fue una cosas fácil, como era puente, lo más barato que encontré fue un pasaje a Los Ángeles, ciudad que para nada es de mis favoritas, al salir del aeropuerto tomé un camión que me llevaría a mi destino final al amanecer  Las Vegas.

Nunca había estado en la ciudad, cuando llegas a la terminal de autobuses y no al aeropuerto puedes ver que la ciudad no es tan maravillosa o que no la mandaron a arreglar para ti porque eres pobre y llegas en camión  eran las 6:00 am, tomé un Uber con destino al hotel, aún no podían darme una habitación, pero si podía dejar mis cosas y explorar la avenida, porque sí las vegas no es más que una avenida llena de cosas para gastar, todo lo que no esté aquí no vale la pena visitarlo. Me arreglé e inicié los festejos de cumpleaños.
Mi primera parada fue el desayuno, si hay algo que amo sobre todos los desayunos, son los desayunos que ofrecen los dinners de US, pancakes, bacon, scrambles eggs y unas ganas de comerme Las Vegas después de ahí hice lo que todo turista haría, fui al letrero de las vegas para la bonita foto del recuerdo y empece a recorrer los casinos bien borrachito de mi whiskey, 26 dolares ganados en el Caesars Palace y varios drinks gratis después, regresé a mi hotel para prepararme para la noche.



Llegue con bastante tiempo de antelación, entré todo emocionado que no me di cuenta que me había sentado en el lugar equivocado (en el cual todos a su alrededor celebraban su cumpleaños) y para dejarme de sentir especial me quitaron del lugar como las peores, me senté junto a una chica que también venía sola y decidí hacerla mi amiga, me contó que venía con su mamá, suegra y esposo pero por trabajo casi no viene y le tocó con los pobres, le dije que le cambiaba el lugar y dos minutos después su guapísimo esposo me estaba dando su boleto para ver a Cher en las primeras filas.




Lloré, me reí, canté, grité, exploté en diamantina, todo, esa señora a sus 73 añitos aun tiene las pelotas de ponerse un bikini y una peluca de medio metro de alto. I mean Cher es una leyenda, que ha sido famosa las últimas 5 décadas. Salí realizado, ese era un cumpleaños, a veces pensamos que la gente se va dando cuenta de nuestra vida, pero la realidad es que no somos las Kardashians nadie lleva la cuenta de nuestros logros ni derrotas, más que nosotros, ese día será recordado por mi como uno de los mejores días de mi vida, había cumplido una de mis fantasías personales, me gusta pensar que la casualidad y la causalidad fueron las responsables de que la cumpliera, aunque la realidad es que fueron mis acciones, digo, la señora lo único que hizo fue salir de su sarcófago y dar una gira, yo decidí ir solo, yo hice el recorrido por el desierto de madrugada para llegar a Vegas, yo le dije a mi nueva amiga que me cambiara el lugar, las cosas no pasan por una razón, las cosas pasan porque las decidimos, nosotros somos los responsables de tomar decisiones en nuestra vida, nadie más.


Esta situación me ha hecho meditar muchas cosas, una de ella es que si yo hubiera tenido que ir a trabajar ese día, lo único que hubiera pasado es que no hubiera vivido uno de las mejores y más anheladas fantasías, ya no trabajo ahí, nadie se acuerda de ese miércoles más que yo, no me arrepiento y espero no volver a casi dejar pasar una oportunidad así, porque cada elección que tomemos es una oportunidad para vivir algo nuevo. Faltan 3 meses para mi cumpleaños 28 y con el mundo al borde de la extinción no pienso quedarme cruzado de brazos y echarla la culpa a la pandemia, yo al igual que tú, somos tenemos el control de las cosas que pasan en nuestra vida.

testraño París.
testraño París

PS. Les dejo fotos de la señorona CHER.
PS 2 Después de la tercera guerra mundial sólo quedarán las lagartijas y Cher (Este chiste lo contó ella)

@AguaParaNescafe

Comentarios